Los creadores de este blog somos: Daniela Sànchez, Karla Herrera;, Fernando Montañes, Carmen Rodriguez y Pamela Reyes, todos cursamos la carrera de psicologia en la UVG de Durango, México y los temas de este blog corresponden a la materia de Anatomía y fisiología del sistema nervioso.

El Sistema Nervioso

Protuberancia o puente  
elaborado por Daniela Sánchez Martínez

La protuberancia está situada por delante del cerebelo, y entre el cerebro medio y el bulbo raquídeo. En su cara ventral y en la línea media está el surco basilar para el tronco basilar. Como su nombre lo indica, la protuberancia es una estructura parecida a un puente, se compone casi por completo de sustancia blanca que une las diversas partes del encéfalo y sirve como estación de relevo desde el bulbo raquídeo a los centros corticales más altos.

También hay varios grupos nucleares importantes para los nervios craneales.



Bulbo raquídeo



El bulbo raquídeo se continúa con la médula espinal en un extremo y con la protuberancia o puente en el otro. Está situado por delante del cerebelo y su cara posterior forma el suelo del cuarto ventrículo. En la cara anterior del bulbo raquídeo están las pirámides, que como su nombre lo indica, son haces en forma de pirámide. Estos haces son una continuación, hacia atrás, de una porción de las vías que forman los pedúnculos cerebrales del mesencéfalo (otros haces de los pedúnculos cerebrales van al cerebelo, pasando por la protuberancia anular). Los haces piramidales son las vías que originan movimientos finos de los músculos esqueléticos. Dos núcleos prominentes, llamados de de Goll y de Burdach están localizados en la porción posterior del bulbo raquídeo. En estos núcleos que las fibras de los haces correspondientes de la médula hacen sinapsis con las neuronas cuyos axones se extienden al tálamo y cerebelo. Por fuera, el bulbo raquídeo se parece a la parte superior de la médula espinal. Sin embargo, el bulbo raquídeo es más grueso que la médula y consta de sustancia gris central separada en nidos de células o masas nucleares más o menos distintos, con cordones de sustancia blanca entrelazados entre los núcleos.

Todos los haces aferentes y eferentes de la médula espinal están representados en el bulbo raquídeo, y muchos de ellos se cruzan de un lado a otro, mientras que otros terminan. Las funciones principales del bulbo raquídeo son servir de estación de relevo para el paso de impulsos entre la médula espinal y el encéfalo; por otra parte se encuentran en el mismo los centros cardiaco, vasoconstrictor y respiratorio, así como muchos mecanismos para el control de actividades reflejas.

Publicado por Alicia M Sánchez Mejorado miércoles, 24 de febrero de 2010

2 comentarios

  1. Felicitaciones por ilustrarnos

     
  2. Fea31 Says:
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.  

Publicar un comentario